6 formas cómo Programa Velasco implementa el Cuidado Informado por trauma

El cuidado informado por trauma, surge como un tipo de abordaje para conversar con una persona que ha enfrentado una situación difícil. En donde se crea todo un ambiente orientado a la comodidad de las personas que participan en el proceso.

La meta es sentir seguridad.  Parafraseando a Bessel van der Kolk, M.D. de su libro “The Body Keeps the Score”, poder sentirnos seguros con las demás personas es el aspecto más importante de la salud mental… cuando ocurren desastres el arma más poderosa contra el estrés y el trauma, es el apoyo social orientado a que las personas experimenten la sensación visceral de seguridad.

 Tener el espacio para tomar decisiones es clave para sentir seguridad también, no hay nada más estabilizador que tener el control de la situación. Lo anterior se lee fácil, pero ante una situación perturbadora es probable que resulte imposible o simplemente se nos olvida.

Programa Velasco, conociendo lo anterior y la realidad de las participantes del Proyecto de Empoderamiento de Mujeres, decide que el abordaje de Cuidado Informado por Trauma es el ambiente que quiere generar como institución para acompañar procesos de empoderamiento.

Aquí hay algunas de las maneras en que PV implementa el cuidado informado por Trauma:

Practicando cuidado informado por trauma: escuchando sin juzgar
En retiro o taller las emprendedoras tienen claro que están en un espacio seguro donde pueden expresarse sin temor a ser juzgadas.
  1. Participación completamente voluntaria 

En cada taller o reunión se invita a las participantes a compartir su opinión con las demás o a responder una pregunta pero no se plantea como una obligación. Se respeta la libertad de decidir no querer hablar de un tema.

Muchas dinámicas requieren contacto físico por lo que se les consulta a las emprendedoras si desean participar o no.

2. No suponer que alguien está cómodo siendo tocado/abrazado/etc.

Siguiendo los lineamientos del CIT respetamos el espacio personal de cada persona y reconocemos que un simple toque en el hombro puede no ser tan “simple” y revivir un trauma vivido. Es un reto ya que en la cultura salvadoreña es común estar siempre muy cerca o tener contacto físico con personas que recién se conocen.

La agenda de cada actividad siempre está a la vista de las participantes para que puedan consultarla cuando necesiten.

3. Horarios y prácticas consistentes, predecibles

En cada reunión con emprendedoras, familias o staff establecemos una agenda que se sigue lo más rigurosamente posible. Esto les permite tener tranquilidad y saber que esperar, hay seguridad y no parece haber espacio para una sorpresa durante la jornada.

Isabel, presenta su plan de negocios a un panel especialistas salvadoreños en temas de emprendimiento. Es el paso final en la solicitud de capital semilla.

4. Procesos bien explicados y pasos definidos

Cuando se comienza una nueva actividad o creación de algo como un plan de negocios, por ejemplo, se establecen pasos claros e incluir fechas limite para cada uni, de ser posible. También, se comienza de los más básico hasta llegar a lo complicado con el fin de no abrumar en el proceso.

Julia es una de las emprendedoras quienes, asesoradas técnicamente por el staff, toman el 100% de las decisiones para su negocio.

5. Incentivar a las participantes a tomar decisiones y apoyarlas

Entendemos que tener el control ayuda a generar un estado de tranquilidad. Tomar decisiones es parte de ello. El  CIT propone no  aconsejar y más bien incentivar a tomar decisiones sobre sus vidas o sus negocios. Se les recuerda cada vez que se puede qué son ellxs lxs que conocen mejor su situación y por ello quienes deberían tomar las decisiones. 

Jornada de evaluación final 2019 del Proyecto de Empoderamiento de Mujeres.

6. Se pide y se acepta retroalimentación de las participantes

Periódicamente y después de cada proceso se pide a lxs participantes que hagan una evaluación y comenten qué cosas les han gustado y cuáles podrían mejorar. Dichas mejoras se toman en cuenta y cuando se han hecho los cambios se hace saber a lxs participantes para reflejar como su participación es importante y tomada en cuenta.

A pesar de que parecen obvias las acciones, en la práctica requiere una disciplina de auto-observación.  Al final el Cuidado Informado por Trauma, llega a convertirse en un estilo de vida y se da de forma natural en todas las esferas de la persona que lo practica.

Por último recordemos que en el Cuidado Informado por Trauma, la meta es sentirse segura, aprendemos a confiar en nuestro propio juicio y recuperar el control a través de la toma de decisiones.  Es por esta meta que el cuidado informado por trauma, no juzga, no critica, no aconseja.  Se entiende que acompaña mediante la generación de condiciones para que la persona pueda encontrar su propia identidad.

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest