Loading...

¿Alguna vez has oído hablar de “Indefensión aprendida”? Es más común de lo que piensas que es

La pandemia COVID-19 ha generado en muchas personas la sensación de que todo está fuera de control, que algunas de las situaciones que se nos presentan día a día no se pueden evitar o superar, o bien, que posiblemente merezcamos todo lo malo que está sucediendo en nuestro entorno. 

Muchas de estas sensaciones afloraron en las personas frente al confinamiento, el aislamiento y las medidas de protección para no enfermar. Poco a poco, comenzamos a informamos sobre qué debíamos hacer, cómo cuidarnos y ajustar nuestras actividades a la nueva realidad.

Pero, ¿qué pasa con las personas que no logran hacer estas adaptaciones y se quedan paralizadas incapaces de reaccionar ante la situación que se les presenta?  Esta situación se conoce como indefensión aprendida. Este es un término que fue acuñado por el Dr. Selligman (puedes leer más sobre ello en https://psicologiaymente.com/psicologia/indefension-aprendida)el cual describe esa incapacidad para enfrentarse a una situación determinada.

Muchos pueden identificarse con estas sensaciones de indefensión que, posiblemente, nunca habían sentido, dada la larga duración de vida de la pandemia ¡18 meses aproximadamente!

¿Te imaginas a una persona que lleva toda una vida enfrentando situaciones ante las cuales no logran defenderse o reaccionar por la Indefensión aprendida?

Pues muchas de las emprendedoras que llegan al Proyecto de Empoderamiento de Mujeres (PEM) (puedes leer más sobre PEM en https://programavelasco.org/en/programs/women-s-empowerment/)viven estas sensaciones todos los días. El sentir que lo que viven a diario no se puede evitar, que no hay nada que hacer bajo sus capacidades o en muchas ocasiones, hasta llegar a pensar que no pueden contar lo que les sucede, ya que es una presión psicológica el “creer que no se puede cambiar la situación”.

Cada taller al que asiste cada una de las emprendedoras del PEM es una oportunidad para ir descubriendo que todas esas sensaciones se pueden modificar (es decir, ¡desaprender!). Pero, ¿cómo sucede esto? se logra a través de compartir con otras emprendedoras sus experiencias, aprender a escuchar cómo suena su voz en el grupo, generando un espacio seguro, en donde no se juzga, ni se censura.

Muchas emprendedoras se sorprenden al estar en estas actividades. Les resulta difícil creer que superarán esas barreras de indefensión aprendida que se han trazado, pero todo es un proceso. Es comprensible, es un proceso que conlleva tiempo y seguimiento por un especialista. Poco a poco ellas van descubriendo que es posible tomar el control de su vida, que pueden aprovechar las oportunidades y decidir cómo quieren vivir su vida.

Si conoces a una persona que está experimentando la indefensión aprendida, conversa con ella y dile que hay buenas noticias, que esas sensaciones pueden ser desprendidas.

Te invitamos a hacer una donación para seguir con estos proyectos de empoderamiento y salud mental, que ofrece Programa Velasco, para que más emprendedoras salvadoreñas descubran que pueden enfrentarse a las situaciones que la vida les presente.

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest