El cambio más significativo de Angélica

Angélica es emprendedora y forma parte del Proyecto de Empoderamiento de Mujeres (PEM) de Programa Velasco en una comunidad rural llamada La Javia, Tepecoyo. La casa de Angélica también es la base de operaciones donde se realizan todos los talleres, reuniones, asistencia técnica y sesiones de atención psicológica. Ella es muy generosa al abrir su hogar al PEM y a todos las emprendedoras.

Angélica y su hogar siempre han sido el alma de la comunidad. Durante más de 10 años dirigió un comedor de beneficiencia llamado Milagro de Jesús. En el comedor, ella y otras madres ofrecian su tiempo para cocinar almuerzo para los niños de la comunidad. Muchos niños sufrian desnutrición y el comedor ayudó a garantizar a sus familias que los niños recibían al menos una comida cada día escolar.

En los últimos años, el comedor de beneficencia fue difícil de mantener. Angélica dependia de donaciones para comprar los ingredientes para los almuerzos y no recibia un salario por su trabajo y tiempo. Angélica, las otras mamás y la comunidad estaban listas para un nuevo capítulo. Querían obtener sus propios ingresos y la transición para poder mantener económicamente a sus familias, especialmente a sus hijos, para que no dependieran del comedor.

“Siento que hay muchas mujeres que pueden hacer algo, pero no tenemos las herramientas para hacerlo. Me gusta el Proyecto porque nos enseñan cómo usar las herramientas que tenemos para obtener nuestros propios ingresos. Creo que las mujeres pueden decidir cómo administrar el dinero sin que nadie nos diga cómo hacerlo “.

El año pasado, solicitó y recibió capital semilla para impulsar su negocio de articulos escolares en su casa. Pudo comprar una vitrina y una variedad de inventario.

En el primer taller de empoderamiento personal de este año, Angélica y sus colegas emprendedores participaron en una actividad en la que dibujaron cómo se sentían antes de ingresar al Proyecto en 2019 y cómo se sienten ahora. Esto es lo que compartió sobre el significado de su dibujo:

“Dibujé una nube gris porque así me sentía, pero quería hacer algo por mí mismo y hacer que suceda”.

“Desde el primer momento en que escuché sobre el Proyecto, estaba muy emocionada y tenía grandes esperanzas para mí y para las mujeres de la comunidad. Para expresar cómo me siento ahora, dibujé manos que alejaron la nube gris. Estoy muy feliz y agradecida por el impulso que me dieron el Proyecto, el personal y otras emprendedoras.

En los talleres, descubrí cómo empoderarme y eso me gusta. Es maravilloso sentir que puedo decidir qué hacer y no confiar en que otros lo hagan por mí ”.

Angélica continuó diciendo:


“Estoy muy orgullosa del negocio que comencé. Cuando aprobaron el capital semilla, sentí que había logrado mucho y me di cuenta de que puedo luchar por lo que quiero y seguir adelante. No es fácil, pero lo intento todos los días. Estoy muy feliz de que el Proyecto también me haya ayudado a poder hablar en público. ”

¡Los cambios y el crecimiento de Angélica son palpables! Esperamos apoyar a Angélica este año en su viaje.

Si deseas apoyar a un emprendedora como Angélica, apadrina la participación de una mujer en el PEM. Permitirá que acceda a oportunidades de aprendizaje y empoderamiento que de otro modo no tendrían.

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest