¡Conoce a María Ester!

Ella creció en las faldas del volcán de Santa Ana, en una finca de flores, donde sus padres trabajaban y por eso siempre estuvo interesada en la agricultura. Empezó a asistir a la escuela, pero solo fue unos días y luego abandonó, por diferentes razones. A pesar de ello, cuando se mudó a San Salvador, luego de tener a uno de sus hijos a los 23 años, comenzó a vender almuerzos y comida típica a motoristas.Ella participaba en la Caja comunitaria de ANADES y fue ahí donde se enteró y decidió participar, el año pasado, en el Proyecto de Empoderamiento de Mujeres (PEM) estaba interesada porque seguía vendiendo, pero quería aprender nuevas formas de vender.

 

María Ester sostiene que ha aprendido mucho dentro del proyecto. Ella ha cambiado muchos hábitos que tenía anteriormente, por ejemplo, gastarse las ganancias el mismo día o un día después de haberlas ganado. Hoy en día ha aprendido administrar el dinero y a guardar una parte para ahorrar. Además, ha mejorado su lectura y escritura dentro del programa de alfabetización. Practicar estas habilidades le ha dado más confianza en sí misma y en su potencial.Tiene su negocio en casa, lo cual le ha generado problemas ya que se trata de un área muy conflictiva y eso hace que sus clientes ya no quieran llegar comprar. Por esta razón, uno de las metas de María Ester es tener un local donde pueda preparar y vender sus productos.

Estamos muy felices de poder ayudarla a cumplir sus propósitos con estos dos años de capacitación en el PEM ¡No hubiera sido posible sin tu ayuda!

Puedes apadrinar los sueños de María Ester u otra mujer emprendedora haciendo click aquí

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest