¡Conoce a Clara!

Creció con cinco hermanos en San Ramón, a los quince años aprendió a coser y desde entonces ha practicado ese oficio.Clara trabajó por doce años en una maquila cosiendo todo tipo de ropa y otros siete años bordando, dichos trabajos eran agotadores y la paga era injusta, pero gracias a eso pudo sacar a su familia adelante. Hace algunos años decidió que ya había sido suficiente, renunció al trabajo y decidió emprender un negocio.

Aprovechando sus habilidades para coser comenzó a hacer trapeadores de toallas con su pequeña máquina de coser. Entró al proyecto el año pasado y desde entonces su negocio ha crecido al igual que su autoestima y seguridad. Gracias al beneficio de capital semilla, Clara, pudo adquirir una máquina industrial y ahora es más fácil y de mejor calidad la elaboración de su producto.También manifiesta que los conocimientos contables adquiridos le han sido de gran ayuda para organizar sus ventas. Este año, Clara usará su capital semilla para comprar más materiales para que pueda producir más productos y aumentar su inventario.

Clara, se le dificulta salir a vender para encontrar nuevos clientes además de tener hacer los trapeadores; es por ello que en un futuro espera poder contratar a alguien para que venda y ella pueda dedicarse a fabricar.Nos alegramos que esté terminando su segundo año en el PEM porque hemos observado un gran desarrollo emocional y profesional de Clara, tiene muchas ganas de avanzar.

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest